Sunday, March 26, 2006

Efectos de un crecimiento irracional

Este jueves leí en “El País” un artículo sobre el gran tema de la agenda europea luego de Irán, las elecciones italianas y los agites en Francia: la crisis energética. En otras palabras: de qué nuevas fuentes se conseguirá energía para mantener vivas a las industrias de la Unión; a las diferentes pero únicas economías; al modelo de vida europeo ya sea francés, español, alemán o portugués. Los recursos no renovables no discriminan a la hora de extinguirse, llegan a ser tan poderosos como la peste misma.

El conflicto energético se hizo evidente hace un año atrás con la falta de suministros desde Rusia pasando por la revolucionaria Ucrania. En aquel entonces los miembros de la Unión Europea sintieron, experimentaron, tres sensaciones: a) cuan ruso dependientes son en materia de energía; b) que Rusia tiene casi el monopolio de las principales fuentes de energía, a saber el petróleo y el gas que Europa necesita para mantener a sus industrias y ciudades y c) la sensación de “paréntesis” a sus vidas si se hubiese agudizado los suministros, ¿qué hacer sin electricidad o gas –en pleno invierno?-. Al resto de los países nos mostró que no estamos exentos de los problemas de fuentes de energía ya que por naturaleza no son renovables y al crecimiento tanto en población como en uso de tecnología que existe hoy por hoy los recursos se consumen –y contaminan- más rápido forzándonos a buscar energías suplementarias (eólica, nuclear, solar, etc.). Vale hacer notar que América Latina (Asia aún más) está creciendo despacio pero preciso y que su principal fuente de energía (en casi todos los países) sigue siendo el petróleo, el gas y en último lugar la energía nuclear.

Tras esta preocupación los líderes de Europa se reunieron en Bruselas persiguiendo tres objetivos: 1) asegurar el abastecimiento; 2) lograr un modelo energético que aumente la competitividad de la economía y 3) garantizar que los nuevos usos energéticos sean respetuosos con el medio ambiente.

Antes de adentrarme un poco más sobre esas metas es válido dar luz sobre cómo es el mercado del abastecimiento de energía y quienes son sus principales actores.

Los principales productores de petróleo en el mundo son: Rusia, Arabia Saudita, USA, Irán, China y Venezuela. Y quienes tienen las mayores reservas son: Arabia Saudita, Irán, Iraq, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos.

Sobre el gas, sus productores son latinoamericanos: Venezuela, Bolivia y Argentina. Luego, en menor cantidad de producción, le siguen Ecuador, Colombia, Méjico y Brasil.

La definición de un mercado es que es una institución en donde se reúne a los oferentes y los demandantes de un bien siendo regido por el precio. El precio de un bien se conoce en el corte de la curva de la oferta (cuántos bienes se ofrecen) con la de la demanda (cuántos quieren ése producto). Pero lo que realmente mueve a cualquier mercado es la ley de la demanda: a mayor demanda sube el precio, a menor demanda baja. Al mismo tiempo si un bien escasea su precio aumentará. Por ejemplo: si tengo la única pastilla contra la gripe todos la van a querer pero hay solo una que no la venderé a dos dólares sino dos mil dólares o más. Lo mismo ocurre con los recursos energéticos pero agregándole que en el precio influye la situación política de los países (si los trabajadores de PDVSA no producen en reclamo de mejores salarios o en Bolivia hay un golpe de Estado o si hay guerras en Irak todo hace que el precio suba).

Relacionando la definición de mercado con los principales actores podemos aseverar que al ser Rusia el productor más grande de crudo (en lo que al menos es Europa) a la vez que es evidente la necesidad de suministros, Putin no venderá sus bienes a bajo precio sino a los más altos posibles para maximizar sus beneficios (igual a más votos y relanzar la figura de la Madre Rusia) ni tampoco va a asociarse en el proyecto común de energía que la Unión Europea quiere (ya sin ella sería un mercado completamente cerrado, no van a venderle a USA ni a América Latina). A lo cual en la reunión en Bruselas se aceptó hacer alianzas comerciales entre las empresas eléctricas para “contrarrestar” la influencia de Moscú pero no se habla de hacer que todas esas empresas inviertan aún más en energías no contaminantes o renovables. Quizas sea paralelo y no sale en la prensa, ¿en cuántos años se harían más públicas las energías antes mencionadas? Hoy por hoy el 6% de la energía europea es renovable.

A modo de conclusión. Desde Europa, creo, se está observando y pensando la manera de influir en cuanto a adquisición (si se privatiza aún más estos sectores) o venta de crudo y gas a Venezuela, Bolivia y Argelia (este último tiene un conflicto similar a de Bolivia y Chile pero con Francia).

Quizás lo más alarmante sea que no se ve más allá de la mera falta de suministros, no se piensa o atribuye que el gran problema o lo que derivó a esto es el modelo económico mundial: el salvaje neoliberalismo. Mejor dicho el cómo se lo bajó a la realidad desde la teoría. Como analogía los presidentes europeos hacen como la psiquiatría: buscan en el DSM la enfermedad (y aseguro que está todas) y toman la pastilla correspondiente pero no ven problemas filosóficos (si se quiere más profundos, con una raíz) en la persona (el problema). ¿Tomar una pastilla soluciona tus problemas o te crea más adición al medicamento alegrando al laboratorio?

Por último y como beta comercial sería interesante ya que los países latinoamericanos no todos tuvimos una fuerte industrialización que hagamos de la inversión y el desarrollo en energías alternativas como la industrialización del futuro. Si desde el Estado se facilitase créditos, formación docente y personal para los emprendedores en este tema quizás algún día seamos los que lideran un rubro comercial que no “tendría” Europa ni USA (la realidad creo que dice que ellos ya están un poco bastante adelantados en eso). También se podría desde el estado tomar la iniciativa que desde ahora en más se utilice energías limpias en las industrias y hogares y edificios. A simple vista percivo un gran problema: no hay plata para alimentar a los chicos desnutridos de las provincias -y de la capital-, no hay plata para los docentes ni para la educación en general menos habrá para I+D. Si la hubiese la lista de prioridades son las primeras.
¿Qué pasa con Bielorusia y Ucrania que también son actores importantes en el mercado y en estos días tienen problemas políticos ? ¿Cómo injiere la UE para asegurarse esos pozos y cómo lo hace Rusia , que gobernó esa zona y hoy son estados satélites rusos?


0 Comments:

Post a Comment

<< Home